El (no tan) módico precio del early adopter

Dicen que la diferencia entre los niños y los adultos es el precio de sus juguetes, como si la distancia entre ambos se midiera en océanos. Y habrá adultos de pleno derecho que a estas alturas ya hayan cambiado los juegos de mesa y el tente por deportivos rojos, relojes de esferas doradas, trajes de corte italiano y la hamburguesa del DonOso por el gusto exquisito de la cocina de autor. Pero habrá otros que no.

Según crece mi hijo, él hoy con 8 años y hoy yo con mis 40, compruebo que el vínculo entre mis 8 años y mis 40 sigue latente. Antes era el mando rectangular de Intellivision quien me arrancaba sonrisas nerviosas en el autobús de camino a casa y ahora lo es la realidad virtual en el coche tras 8 horas de trabajo. Idénticas sensaciones por casi las mismas cosas. Así entonces, ¿de verdad es el precio de mis juguetes la diferencia entre mi infancia y mi madurez? ¿Ha cambiado el coste que ha de pagar el early adopter?

¿Quieres saber más?

Gamepad para las GearVR… low cost.

Cuando me compré las gafas, hace ya unos meses, pensé que comprar un mando (gamepad) para usarlo en muchos de los juegos de las GearVR sería un gasto innecesario. Ya tenía los mandos de la PS3 por mi mesa, y con la ayuda de  MotioninJoy y de Better DS3  , lo usaba a diario en el PC ¿de verdad necesitaba otro cacharro para hacer lo mismo?

¿Quieres saber más?

Cosas que ocurren en la realidad virtual (I). Por qué las imperfecciones no importan cuando estás enamorado.

El ‘Hype’, el furor y el circo de los trendings han llegado al mundo virtual. Y adivina. Vienen con el celofán de las maravillas. Sin embargo, por muy virtual que sean las nuevas realidades, no son, ni de lejos, lo que muchos nos quieren vender.

wow

¿Qué harás tú cuando te pongas por primera vez unas gafas de realidad virtual? ¿Escucharemos un WOW saliendo de tu garganta? ¿un wow con la boca pequeña? ¿un ‘pues… vaya… en serio se trataba de esto‘…? Supongo que en buena medida dependerá de las expectativas que te hayas formado.

Aquí, en Ciudad Permutación, no te faltaremos al respeto. Ya sentimos suficientes frustraciones a lo largo del día como para encima cargarnos los primeros mundos virtuales. Como se dice en el mundo anglosajón… no envenenemos el pozo y hablemos claro de la realidad del ciberespacio. Ya verás como después de leer esta entrada la película te parecerá incluso mejor de lo que pensabas.

¿Quieres saber más?

Si te suena el móvil en mi cine… te mato (y otras ironías virtuales) Parte 2. Películas en 3D

¿Qué ocurriría si le diéramos al play a un video 3D dentro de una sala 3D que a su vez está dentro de unas gafas de realidad virtual? ¿Se formaría un horizonte de sucesos en cada butaca?¿Despertarían las bestias de cthulhu para zamparse nuestras palomitas?

En Ciudad Permutación no somos muy amigos de las tres dimensiones cinéfilas, la verdad. La mayoría, con perdón, son auténtica porquería. La industria vomita diálogos y tramas estúpidas e inverosímiles como si luego, añadiendo una dimensión más, se solucionaran todas las chapuzas. Pues no. La película que es mala en 2D, en 3D es igual… o no, peor, porque la tercera dimensión lleva suplemento.

Dicho esto. Si aún así quieres tragarte tal bodrio, aquí una pequeña ayuda para cargar tus películas 3D en el cine de las Oculus Gear VR.

¿Quieres saber más?